Mil veces decimos que no entreguéis vuestro DNI o cédula de identidad, o datos personales a nadie. Tan solo con eso, puedes acabar hasta en prisión por delitos que otros han hecho en tu nombre.

Puedes seguirnos: